El origen de GemWear Chakras

Toda historia empieza con un solo paso.

¿Qué es GemWear Chakras?  O ¿llevar gemas puestas?

Son una serie de prendas terapéuticas, con unos bolsillos situados a la altura de cada chakra, para la colocación de gemas y cristales. Cada uno de los siete bolsillos, están bordados con el color que corresponde a cada vórtice o punto de energía, siendo su apertura siempre por su interior, convirtiéndose así en la terapia más fácil, cómoda, sencilla y eficaz. 

¿Cómo y cuándo nace?

¿Cómo y
cuándo nace?

Aunque tengo minerales que fui adquiriendo en distintos países, desconocía por completo las funciones de los mismos y sus beneficios.

El 5 de febrero del 2017, asistí a una charla sobre cuarzos y cristales de sanación sobre los centros de energía (chakras), ahí decido comprar mis primeras gemas.

Al llegar a casa no podía esperar más, puse las piedras en el jardín a la luz del día. Una hora más tarde las recogí, posteriormente me acosté y me coloqué las gemas encima de cada punto de energía, encontrándome con un inconveniente, no podía hacer nada más

que estar acostado, debido a que se me caían las gemas y tlin…!! En ese momento surge en mis pensamientos inspirado en la cultura Egipcia, la maravillosa y gran idea de GemWear Chakras.

Empiezo con todo el desarrollo y en un mes me entregan los primeros prototipos, desde ese momento no paro de utilizarlas.

¿Dónde?

Nace en una pequeña aldea de Salceda de Caselas, situada a los pies del Monte Faro, un paraíso lleno de grandes rocas, en los alrededores de la ciudad de Vigo (España). 

¿Por qué?

Viví una niñez aparentemente normal, como cualquier niño fui absorbiendo todo lo que observaba en mi entorno, formándose así mis emociones, sentimientos y creando en mi mente una serie de pensamientos, construyéndose así la estructura de mi ego, con la que me reflejaba como un espejo pero en los demás. Así era como me veía y reconocía, destacaba siendo un niño muy sensible, rechazando las injusticias, los abusos a los más débiles, la mentira, el engaño…  siendo precoz en todo lo que me gustaba, con un sentimiento muy claro, ayudar a la gente, situación que ocasionaba muchas redecillas en mi vida, debido a mi ignorancia, entendiendo ignorancia como desconocimiento. 

Aproximadamente, alrededor de los 16 años, lo más grueso de mi ego ya estaba formado y debo decir que era un muy fuerte. Mis emociones, como el miedo, la vergüenza incluso la vergüenza ajea, la ira, las expresiones verbales…, estaban demasiado desequilibradas, proyectándolas con frecuencia hacia mi exterior, ocultando cada vez más mi verdadero ser con capas y capas de un manto oscuro que no me permitía ver la realidad de lo que vivía para no sufrir, provocando a menudo la pérdida de ilusión y conduciéndome a la enfermedad con tan sólo 18 años, que me diagnostican una colitis ulcerosa, acompañada de estrés, ansiedad, depresión e insomnio.

En uno de mis ingresos hospitalarios relacionados con la enfermedad, me suman al currículum una pancreatitis autoinmune que nunca más se me ha vuelto a repetir. En 2015 mi vida era muy complicada, estaba tan enredada que no sabía como salir de aquella situación, mis emociones se disparaban cada vez con más frecuencia. La enfermedad subía de grado, cada vez con tratamientos más agresivos, ingresos hospitalarios más prolongados, encima mi especialista de digestivo según su experiencia, me había dicho que mi hija tenía el 90% de posibilidades de heredar la misma patología, porque a su madre y pareja después del parto le diagnosticaron lo mismo, en ese momento es cuando digo basta y decido cambiar la realidad de mi vida.

Primero acudo a psicología, conocía a Diana Rodríguez Salgado, de una conferencia sobre el neocortes. En la segunda consulta Diana interrumpe la conversación y me dice: “Tú deberías hacerte la prueba de altas capacidades”, mi respuesta fue sin saber de lo que hablaba, “a mi eso no me interesa”, “yo lo que quiero es volar y ayudar a los demás”, después me explicó de lo que iba la cosa y me hace la prueba, confirmándome lo que ella sospechaba. Con 41 años me dice que soy un chico de altas capacidades con 130 de coficiente intelectual, (decir que es una de las especialidades de Diana), posteriormente me recomienda un libro; La prueba del Cielo, es de un neurocirujano 

estadounidense que vivió un experiencia cercana la muerte, me gustó mucho, porque me hizo reflexionar más allá del cuerpo y la mente. Después de unas cinco consultas termina mi paso por psicología y decido investigar en el mundo de las energías, terapias, pasando por algunas de ellas.

¿Cómo consigo derrotar la enfermedad?

¿Cómo consigo derrotar
la enfermedad?

Bueno, la colitis ulcerosa es una enfermedad muy compleja, afecta en lo físico con heridas sangrantes en los intestinos, en lo mental una serie de pensamientos descontrolados que están muy ligados a los sentimientos y se disparan en forma de expresiones físicas y verbales, emociones, lo que conocemos como el ego. Nunca antes nadie había llevado gemas en los 7 principales chakras largos periodos de tiempo. Utilizando las prendas terapéuticas con las gemas prácticamente todos los días, poco a poco empece a dormir mejor, a los tres meses tenia consulta con el medico que me dosificaba el tratamiento psicológico, directamente le dije que me sentía con ganas y capacidad para dejar esas pastillas, el me explicó como hacerlo gradualmente.

Al poco tiempo, empiezo a darme cuenta de mis propias emociones, como se disparaban unas tras otras y con el simple hecho de observarlas y aceptarlas una y otra vez durante un tiempo, ellas solitas se disipaban. También iban surgiendo sentimientos que ya no me acordaba de ellos, estan muy unidos a las emociones, ellos hablaban de mi, lo mismo los observaba y uno tras otro se iban disolviendo y así con todo lo demás, llegando a cosas mas sutiles como las sensaciones, deseos, hasta que un hermoso día llego a los pensamientos. La sensación es como que estas subiendo escalones, pero de conciencia, cada vez me encontraba mejor, cuando los observo por primera vez, quede asombrado pensando que había descubierto el proceso de la enfermedad física, pero no era así, es cuando sin saberlo me doy cuenta de que estaba conociéndome a mi mismo, mi propio ser, mi cuerpo y mi mente, realizando mi propio camino interior, consiguiendo llegar a estados de conciencia cada vez más elevados y obteniendo más comprensión sobre esta vida.

Buscando respuestas a mis preguntas, me pongo a viajar, visitando algunas de las ferias de minerales más importantes del mundo; como la de Turín (Italia), Munich (Alemania), Tucson (Arizona). Las respuestas que encontré, me han hecho comprender porqué me estaba sanando, llevando gemas puestas. Este proceso duró dos largos años, pasando por los dos últimos brotes graves, sanando por completo mis heridas.

Llegado a este punto, mi intuición me lleva a ver vídeos y leer libros de maestros que han pasado por este hermoso camino, introduciéndome de lleno en el mundo espiritual o despertar de la conciencia.

El 7 de abril del 2018, tengo mi primera experiencia espiritual, el fuego de la energía madre me subía por la columna, enderezándola y dando sacudidas. Siete días después, tengo mi primera experiencia cumbre, llegando la energía sagrada a la mente. El 5 de enero del 2019, tengo mi segunda experiencia cumbre, mucho más fuerte que la primera, saliéndome la energía por la coronilla.

Actualmente sigo trabajando para alcanzar en tercera etapa, me encuentro muy bien, no tomo ningún tratamiento.
GemWear Chakras fue guiándome por un hermoso camino, reduciendo poco a poco mi ansiedad, el estrés, sacando a la luz mis emociones, sentimientos, deseos…, pensamientos que me condicionaban la vida, simplemente observándolos, aceptándolos y abrazándolos, encontrando así esa paz que todo el mundo desea (pura meditación), convirtiéndome en un ser cada vez más despierto, viviendo en el aquí y ahora.

¿Para qué?

Primero para sanarme yo y después crear una terapia para adultos y niños que se pueda utilizar en el día a día, de forma fácil, sencilla y eficaz, con dos objetivos a lograr; 

  • Sanar el cuerpo y la mente.
  • Encender o despertar la luz de la conciencia.

Ahora os puedo ofrecer la terapia de GemWear Chakras, que se puede complementar con meditación, yoga, tantra, cuencos  

tibetanos o de cuarzo, mantras y energía con las manos (reiki).

Visualizando, sintiendo, escuchando y practicando estas terapias, potenciamos el trabajo que realizan las gemas, aumentando considerablemente la energía en el cuerpo y la mente, provocando en ocasiones el llanto, cuando desenreda emociones y sentimientos profundos.

¿Para qué?

Primero para sanarme yo y después crear una terapia para adultos y niños que se pueda utilizar en el día a día, de forma fácil, sencilla y eficaz, con dos objetivos a lograr;

  • Sanar el cuerpo y la mente.
  • Encender o despertar la luz de la conciencia.

Ahora os puedo ofrecer la terapia de GemWear Chakras, que se puede complementar con meditación, yoga, tantra, cuencos tibetanos o de cuarzo, mantras y energía con las manos (reiki).

Visualizando, sintiendo, escuchando y practicando estas terapias, potenciamos el trabajo que realizan las gemas, aumentando considerablemente la energía en el cuerpo y la mente, provocando en ocasiones el llanto, cuando desenreda emociones y sentimientos profundos.

Share This